tarta de queso 2.0

abril 8, 2015 | Cheesecakes, Recetas dulces, tartas

Aliter Dulcia

tarta de queso 2.0

 

Puedo confesar y confieso que llevo exactamente dos horas y cuarto buscando un título para esta entrada. Y es que complicarse la vida no es bueno, cada nueva complicación exige otra mayor, y mi tan cacareada poca estabilidad se desestabiliza por completo. Lo esencial es lo invisible, la belleza está en el interior, la grandeza de las pequeñas cosas… por una vez, y sin que sirva de precedente (a mí, sin que me sirva a mí) dejo el arte de lado y me dejo llevar por la inestabilidad (risas permitidas).

Hoy me ha dado un pálpito; creo que ya no soy blogger. Lo pienso y me mareo. ¡Pero si es lo único que merece la pena ser en esta vida cruel!

Y ha ocurrido pasando el dedo sobre la pantalla del aifon y echando un vistazo al Facebook. ¿En qué momento me he desconectado? quizá hace dos años al convertirme en una víctima más del sistema, quizá en medio de dos inspecciones de Sanidad y cuatro de Trabajo, quizá en uno de esos momentos en los que me separo el pelo de la cara y no soy consciente de que la tengo llena de merengue.

Quizá.

Lo peor es que no sé qué soy ahora. A mí, ser blogger me venía al pelo; siempre estás súper liado, tuiteas a tiempo completo, incluso mientras comes, duermes, desayunas y trabajas y sobre cualquier particular, eso es completamente indiferente. Estás en todos los saraos, utilizas muchos hastags y tienes un punto de moderno sin resultar cargante. Todo eso da seguridad, te sitúa en el mundo, y te puedes sacar el título en un pis pas. Dios mío, qué bueno es ser blogger. Está claro que si nunca lo has sido, pues no lo echas de menos, pero ¿qué ocurre cuando tenías todos los mimbres y se te viene abajo el tablao? ¿qué haces con los hastags?

Hiperventilo.

Y la culpa la tiene la Tarta Suprema, también esos usuarios egoístas que pretenden entrar en un café cada día y ver variedad de dulces en un expositor. Y Cristóbal Montoro. Sobre todo. Cómo te odio, Montoro, has conseguido que no sepa qué hacer con los hastags.

 

tarta de queso 287

 

Pero no dispersarse nadie, que ya no seré tan blogger pero esto que estáis leyendo lo he escrito EN UN BLOG, con lágrimas en los ojos y sufriendo en silencio mi ausencia de identidad.  Yo tengo alma de blogger aunque en el fondo siempre haya sido un poco outlander, y eso no me lo quita nadie. Me habéis pedido en infinidad de correos y mensajes la receta de esta tarta, queso, Baileys y manzana, y en un arranque de rebeldía me he sentado ante el pecé. Hoy Montoro se fastidia porque me tomo la tarde libre y vuelvo a ser blogger por un rato.

Sé que la haréis, porque las tartas de queso son un hit. Siempre triunfan allá donde van. Habrá que encender el horno un rato largo ( sí, Borja Prado también me adora) porque a mí me gustan las tartas de queso horneadas con la misma intensidad que me dan repelús las cuajadas llenas de mermelada por encima. No me fío de ellas. Son el mal. Nunca sabes si ahí hay queso o la mezcla ha nacido de un sobre de polvillos de dudosa acreditación en mezcla con agua del grifo.

Una tarta de queso horneada nunca engaña. Es el bien. Nos guiña el ojo desde su hermosa imperfección, sus bordes tostados y su corazón fundente. Tomarla templada es una experiencia mística, equiparable a amorrarse a un bote de nata en spray, y acompañarla de una bola de helado casero de vainilla (con semillas de la vaina, por Dios) ya roza el dejarse asaetar por el ángel, la transverberación que llaman los píos.

Os mando saludos a los que me estéis leyendo desde una tablet, la coloquéis sobre una de esas bases tan chic que sólo ocupan sitio en la cocina y vayáis corriendo a mirar si tenéis todo lo necesario en la nevera,

No tengo Baileys, ¿me sirve crema de orujo o cualquier otro licor? Sí, adelante con vuestros brebajes y deseos más íntimos, pero no uséis güisqui o vodkas, tened un poco de sentido común.

A mí no me gusta la manzana… ay… Podéis usar peras poco maduras, incluso plátano.

No soporto el queso, y además esta tipa no es blogger. Cambia de tarta, ¡y en el fondo de mi alma sí que lo soy!!

 

 

tarta de queso 300

 

<tarta de queso, manzana y baileys tamaño expositor de aliter dulcia>

– Un kilo de queso fresco, tipo Philadelphia, mascarpone o a vuestra elección.

– 4 huevos M.

– 150 ml de Baileys.

– 2 manzanas pequeñas descorazonadas y peladas.

– 220 gr de azúcar glass.

– 120 gr de Maizena.

– 250 ml de nata líquida para montar co al menos un 35% de materia grasa.

 

Batir todos los ingredientes juntos en Thermomix o con una batidora de brazo. Las manzanas de cortarán en trozos para facilitar el trabajo de la máquina.

Verter la mezcla en un molde desmontable con el fondo cubierto por papel parafinado.

Hornear a 180º en horno precalentado con calor arriba y abajo durante unos 60 mn. Debe dorarse y al pinchar en el centro, la masa debe ofrecer una cierta resistencia.

Tomar templada o fría.

 

tarta de queso 311

 

 

Aliter-signature

 

Receta 9 Comentarios Imprimir Receta

 

Puedo confesar y confieso que llevo exactamente dos horas y cuarto buscando un título para esta entrada. Y es que complicarse la vida no es bueno, cada nueva complicación exige otra mayor, y mi tan cacareada poca estabilidad se desestabiliza por completo. Lo esencial es lo invisible, la belleza está en el interior, la grandeza de las pequeñas cosas… por una vez, y sin que sirva de precedente (a mí, sin que me sirva a mí) dejo el arte de lado y me dejo llevar por la inestabilidad (risas permitidas).

Hoy me ha dado un pálpito; creo que ya no soy blogger. Lo pienso y me mareo. ¡Pero si es lo único que merece la pena ser en esta vida cruel!

Y ha ocurrido pasando el dedo sobre la pantalla del aifon y echando un vistazo al Facebook. ¿En qué momento me he desconectado? quizá hace dos años al convertirme en una víctima más del sistema, quizá en medio de dos inspecciones de Sanidad y cuatro de Trabajo, quizá en uno de esos momentos en los que me separo el pelo de la cara y no soy consciente de que la tengo llena de merengue.

Quizá.

Lo peor es que no sé qué soy ahora. A mí, ser blogger me venía al pelo; siempre estás súper liado, tuiteas a tiempo completo, incluso mientras comes, duermes, desayunas y trabajas y sobre cualquier particular, eso es completamente indiferente. Estás en todos los saraos, utilizas muchos hastags y tienes un punto de moderno sin resultar cargante. Todo eso da seguridad, te sitúa en el mundo, y te puedes sacar el título en un pis pas. Dios mío, qué bueno es ser blogger. Está claro que si nunca lo has sido, pues no lo echas de menos, pero ¿qué ocurre cuando tenías todos los mimbres y se te viene abajo el tablao? ¿qué haces con los hastags?

Hiperventilo.

Y la culpa la tiene la Tarta Suprema, también esos usuarios egoístas que pretenden entrar en un café cada día y ver variedad de dulces en un expositor. Y Cristóbal Montoro. Sobre todo. Cómo te odio, Montoro, has conseguido que no sepa qué hacer con los hastags.

 

tarta de queso 287

 

Pero no dispersarse nadie, que ya no seré tan blogger pero esto que estáis leyendo lo he escrito EN UN BLOG, con lágrimas en los ojos y sufriendo en silencio mi ausencia de identidad.  Yo tengo alma de blogger aunque en el fondo siempre haya sido un poco outlander, y eso no me lo quita nadie. Me habéis pedido en infinidad de correos y mensajes la receta de esta tarta, queso, Baileys y manzana, y en un arranque de rebeldía me he sentado ante el pecé. Hoy Montoro se fastidia porque me tomo la tarde libre y vuelvo a ser blogger por un rato.

Sé que la haréis, porque las tartas de queso son un hit. Siempre triunfan allá donde van. Habrá que encender el horno un rato largo ( sí, Borja Prado también me adora) porque a mí me gustan las tartas de queso horneadas con la misma intensidad que me dan repelús las cuajadas llenas de mermelada por encima. No me fío de ellas. Son el mal. Nunca sabes si ahí hay queso o la mezcla ha nacido de un sobre de polvillos de dudosa acreditación en mezcla con agua del grifo.

Una tarta de queso horneada nunca engaña. Es el bien. Nos guiña el ojo desde su hermosa imperfección, sus bordes tostados y su corazón fundente. Tomarla templada es una experiencia mística, equiparable a amorrarse a un bote de nata en spray, y acompañarla de una bola de helado casero de vainilla (con semillas de la vaina, por Dios) ya roza el dejarse asaetar por el ángel, la transverberación que llaman los píos.

Os mando saludos a los que me estéis leyendo desde una tablet, la coloquéis sobre una de esas bases tan chic que sólo ocupan sitio en la cocina y vayáis corriendo a mirar si tenéis todo lo necesario en la nevera,

No tengo Baileys, ¿me sirve crema de orujo o cualquier otro licor? Sí, adelante con vuestros brebajes y deseos más íntimos, pero no uséis güisqui o vodkas, tened un poco de sentido común.

A mí no me gusta la manzana… ay… Podéis usar peras poco maduras, incluso plátano.

No soporto el queso, y además esta tipa no es blogger. Cambia de tarta, ¡y en el fondo de mi alma sí que lo soy!!

 

 

tarta de queso 300

 

<tarta de queso, manzana y baileys tamaño expositor de aliter dulcia>

– Un kilo de queso fresco, tipo Philadelphia, mascarpone o a vuestra elección.

– 4 huevos M.

– 150 ml de Baileys.

– 2 manzanas pequeñas descorazonadas y peladas.

– 220 gr de azúcar glass.

– 120 gr de Maizena.

– 250 ml de nata líquida para montar co al menos un 35% de materia grasa.

 

Batir todos los ingredientes juntos en Thermomix o con una batidora de brazo. Las manzanas de cortarán en trozos para facilitar el trabajo de la máquina.

Verter la mezcla en un molde desmontable con el fondo cubierto por papel parafinado.

Hornear a 180º en horno precalentado con calor arriba y abajo durante unos 60 mn. Debe dorarse y al pinchar en el centro, la masa debe ofrecer una cierta resistencia.

Tomar templada o fría.

 

tarta de queso 311

 

 

Aliter-signature

 

9 Comentarios a “tarta de queso 2.0”

  1. GRACIAS “BUENA PERSONA” Y “PERSONA BUENA”

    MAF, abril 8, 2015, 6:21 pm | Responder a este comentario
  2. Fueres lo que fueres, te queremos igual, o más!!!!

    Ivana, abril 8, 2015, 6:54 pm | Responder a este comentario
  3. Bravo por la entrada!! Eres y seras bloguer por encima de todo lo que ha venido después!! Gracias por el post , me hace ameno un rato el camino de vuelta a casa!! Y gracias por la receta la haré y la colgare en tu muro.

    maria, abril 8, 2015, 8:10 pm | Responder a este comentario
  4. Deberia estar prohibido, por ley, publicar estas fotos porque son un autentico pecado.

    Madre mia la tarea que me tengo por delante.
    Besos
    Paqui

    paqui, abril 9, 2015, 12:45 pm | Responder a este comentario
  5. Has vuelto a ser blogger?? No me lo creo!! Vive Dios que Montoro no te dejará respirar, pero cuanto me alegro de tenerte aquí aunque solo sea ese ratito.

    Alma de cántaro, ¿ de cuanto es tu molde??

    Remuacks

    Bego, abril 9, 2015, 6:29 pm | Responder a este comentario
  6. Otra receta a la lista para probarla, pero esta seguro que cae pronto, apetece comerla ya!!!.
    Como soy celiaca, que otro licor me recomiendas?
    Gracias por compartir!!!

    Ana Barreiro, abril 9, 2015, 9:47 pm | Responder a este comentario
  7. Si es el mismo Montoro que cada trimestre me saca todo el jugo…#YOTAMBIÉNLOODIO y mucho.
    😉
    Como siempre ésta receta es estupenda y original como tú.

    Tato, abril 13, 2015, 1:11 am | Responder a este comentario
  8. Esta noche de cabeza que la hago, MMmmmm y mil gracias por hacerme reir tanto con tus comentarios, me encantan, De verdad, en un lunes que solo quería volver a la cama a la media hora de estar en el trabajo tu eres la mejor medicina.
    Gracias guapisima

    carme castro, abril 13, 2015, 10:52 am | Responder a este comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[pinit]

Aliter Dulcia
San Bernardo, 20
Gijon
Tfn. 984394481


© 2017 Todos los derechos reservados. Aliter Dulcia Alojamiento por KS Internet Services